Cómo funciona una tragaperras

Las máquinas tragaperras: ayer y hoy

Antes de la caída de la dictadura en España, el juego estaba completamente prohibido, salvo las loterías del Estado y los cupones de la ONCE. En algún momento llegó a estar incluso en el código penal y podías ir a la cárcel. En Estados Unidos por ejemplo, llevaban varias décadas dando beneficios y en España tendríamos que llegar a la mitad del siglo XX, concretamente al año 1981, cuando después de la instauración de la democracia, se consigue que se puedan jugar en lugares tan cotidianos como los bares o cafeterías.

En ese momento se comenzaron a ver estas máquinas, y hoy en día es uno de los juegos de azar más populares en nuestro país. Son máquinas que a cambio de una cantidad de dinero apostado dan un tiempo de juego y eventualmente un premio en efectivo.

Pueden ser de dos tipos:

  • Programadas — en estas máquinas el premio depende de un programa previamente instalado y configurado, de tal forma que al cabo de una secuencia de jugadas la máquina ha de devolver una cantidad determinada de lo que se ha metido en ella. Este tipo de máquinas son habituales de los bares y cafeterías en España.
  • De azar — en estas máquinas los premios dependen exclusivamente del azar. Para conocer el porcentaje de pago de estas máquinas hay que acudir a la estadística y la probabilidad. Sólo se suelen encontrar en salones de juego de los casinos.

La tecnología de las máquinas tragamonedas también ha cambiado mucho con el paso del tiempo. Los diseños clásicos mecánicos han sido reemplazados por completo por máquinas controladas por un ordenador porque las máquinas mecanizadas tienden a fallar con el paso del tiempo debido a que los engranajes se desgastan.

A pesar de ello, el juego es igual que antes cuando eran mecanizadas aparte de unos pequeños minijuegos adicionales o más combinaciones para obtener bonos. Los jugadores pueden apostar dinero directamente desde sus cuentas, en lugar de insertar monedas. Además pueden darle seguimiento a sus victorias y derrotas, así como los casinos.

Funcionamiento de las tragaperras

Hoy en día, las máquinas tragaperras son electrónicas y funcionan a partir de un sistema llamado RNG (Random Number Generator), éste genera la combinación de números aleatoria. Cuando los carretes hacen girar los símbolos que están impresos en ellos, el sistema RNG selecciona tres números entre el 1 y el 64. De ahí sale la combinación aleatoria para ganar el premio indicado.

Este proceso es totalmente aleatorio, por ello no hay forma de predecir qué combinación va a salir en ninguna tirada.

Cada tirada es un evento independiente, significa que, los resultados de las tiradas anteriores no tienen ningún efecto sobre la siguiente tirada. Los generadores de números aleatorios están programados para que el casino tenga una ventaja matemática insalvable. Si juegas demasiado rato, el casino ganará, porque así está programado el juego.

 

Deja un comentario